Puesta a punto de la piscina

Poner la piscina a punto tras el invierno es vital si queremos disfrutar de ella los meses de verano. El invierno hace que la higiene del agua descienda, aunque se tenga la piscina tapada igualmente hay que prepararla para poder bañarse.

Se trata de un procedimiento relativamente sencillo, pero al ser necesario utilizar algún que otro producto químico especial para piscina hay que cumplir una serie de tiempos determinados para poder disfrutar de ella sin riesgos y lo mejor posible.

A continuación, desde APLIMANCHA resumiremos brevemente los pasos a seguir:

  1. Hacer una inspección a fondo del estado de la piscina.

Durante los meses que se encuentra en desuso, es posible que se produzca algún deterioro importante como alguna grieta en la estructura o algún fallo en la depuradora… Por eso es necesario revisar todo bien antes de ponerla en marcha para reparar lo que pase.

2. Filtración de la piscina.

Es posible que el sistema de filtración se haya visto afectado por haber estado el agua quieta durante bastante tiempo. Hay que limpiar y controlar el sistema de filtración antes de retirar la lona de la piscina incluso. Una vez se tengan los filtros limpios, lo recomendable es rellenar la piscina hasta su nivel natural en caso de que haya perdido volumen de agua tras el invierno.

3. Limpieza de fondo y rellenar agua

Antes de tratar el agua hay que eliminar la mayor cantidad de suciedad acumulada posible, así que es recomendable empezar por el suelo que es el lugar donde se acumula todo, con la ayuda del limpiafondos. También se puede empezar por las paredes con un cepillo especial para ello, dejando que la suciedad caiga al fondo y después limpiar todo muy bien. También hay que eliminar la suciedad que se va acumulando en la superficie con un recogehojas.

Es muy importante que la piscina esté al nivel ideal de agua para que la depuradora funcione bien y los productos que usemos de piscina sean utilizados en la cantidad adecuada para conseguir el equilibrio óptimo del agua.

4. Tratamiento del agua

Controlar el pH, el índice de cloro o la alcalinidad es imprescindible para poner la piscina totalmente a punto. Para poder saber estos valores, se venden analizadores de agua para analizar los parámetros básicos del agua. Lo suyo sería medir estos parámetros antes de tratarla y después para poder ajustar el tratamiento necesario y ver el resultado tras el tratamiento. Hay ciertos valores de pH que son estándares, entre 7.2 y 7.6 para que sea ideal; para poder ajustar este valor habrá que usar Incrementador o Minorador de pH.

5. Saneamiento del agua

Llega el momento de la aplicación de cloro, hay muchos en el mercado pero lo ideal es de acción rápida en pastillas y que su fórmula sea efectiva contra algas, hongos y bacterias. Invertir en un buen cloro es algo muy importante, ya que con una sola aplicación estaremos cubriendo las necesidades del agua. Hay cloros que tienen floculantes para piscina, lo que hará que el agua se mantenga cristalina.

Después de haber echado el cloro en la piscina y demás productos, lo ideal sería dejar que la depuradora funcione durante más o menos 12 horas.

Volver a medir el pH de la piscina y los demás parámetros para llegar al resultado deseado.

Aunque la piscina ya esté en uso hay que ir mirando a menudo el estado del agua para que esté en optimas condiciones para su disfrute. De todos los pasos que hay que dar, hay tres que son imprescindibles ir haciendo semanalmente para que la piscina esté limpia: recoger la suciedad que se acumula tanto en la piscina como en los skimmer, mantener el llenado idóneo y seguir con el tratamiento de cloro.

Si tienes algún truco que contarnos para adelantar trabajo cuéntanoslo por aquí o en nuestras Redes Sociales.

Ahora sí… ¡A disfrutar del verano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *