¿Por qué es importante usar cicatrizante tras la poda?

Es época de poda y es muy importante realizarla correctamente, ya que de lo contrario podríamos provocar que el árbol enferme o, en el peor de los casos, muera.
Un árbol no tiene la capacidad por sí solo para cicatrizar una herida. Reacciona generando un callo que protege la herida si esta es pequeña, pero su formación es lenta. Hay que actuar de manera rápida, ya que una herida es una puerta abierta a muchas enfermedades.

Utilizando pastas cicatrizantes como PASTOL reduciremos la posibilidad de que el árbol enferme o se pudra. La pasta actúa formando una “nueva corteza” protectora y resistente en la herida.

¿Cuándo puedo usar pasta cicatrizante?

  • Después de podas de árboles y arbustos
  • Tras la realización de injertos
  • Si ha habido una rotura de ramas por causas meteorológicas
  • Algún daño provocado en general

Pero ¿cómo se aplica la pasta cicatrizante? Es muy fácil, hay que limpiar la herida previamente de agentes que puedan entorpecer la actuación de la pasta como por ejemplo partes secas de la madera o impurezas. Después, con la ayuda de una espátula o brocha, se aplicará dicha pasta sobre la zona del árbol que se quiera proteger. Hay que comprobar que el producto se ha adherido de forma correcta en el tronco y que cubre toda la superficie deseada.
Si hemos llegado un poco tarde y queremos salvar una herida que ha empezado a pudrirse por alguna parte, hay que limpiar toda la zona hasta llegar a la madera sana y ahí utilizar el producto.

Desde Aplimancha no aconsejamos utilizar PASTOL en casos como:

  • Si ha llovido las 24/48h previas al uso del producto o cuando esté lloviendo
  • Con temperaturas muy bajas y bajo cero
  • Con temperaturas muy altas

Para finalizar, aconsejamos poner una segunda capa del producto en casos necesarios una vez haya secado la primera capa.

¿Has probado ya nuestra pasta cicatrizante PASTOL de MASSÓ? Cuéntanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.