Cómo preparar el jardín para primavera

La primavera es la mejor época para el jardín, ya que es cuando la mayoría de las flores comienzan a florecer, los árboles comienzan a estar en su mayor esplendor y el tiempo acompaña para que podamos disfrutar directamente de ello. Después del invierno hay que realizar una serie de tareas para que el jardín esté a punto para esta época, empezando a realizar estos cuidados en febrero-marzo. Desde APLIMANCHA te aconsejamos varias tareas a realizar para que tu jardín luzca de lo más sano y bonito posible tras la época fría de invierno.

  • Abonado de plantas

Febrero es un buen mes para hacer un abonado de plantas, el cual hará que crezcan más sanas y fuertes en primavera/verano. Recuerda que un buen abono contiene nutrientes necesarios para cualquier vida vegetal, ya que mejora la calidad del sustrato y estimula el crecimiento entre otras muchas cosas necesarias para que las plantas y árboles del jardín crezcan bien.

En la sección de Huerto y Jardín puedes encontrar nuestra selección de abonos y correctores y productos para controlar plagas como fungicidas.

  • Combatir plagas

En primavera y verano las plantas y árboles, por regla general, suelen estar en su mejor época y, por consiguiente, las plagas también. Es la época de aplicar productos preventivos contra estos microorganismos e insectos para evitar que nuestro jardín decaiga. Problemas tan comunes como clorosis férrica, cochinilla, pulgón o mildiu aparecen en esta época del año; sería necesario aplicar algún producto insecticida, acaricida, fungicida o especial para la plaga que se quiera tratar en ramas o troncos. Para aplicar estos productos es necesario contar con el asesoramiento de un profesional.

  • Control de malas hierbas

Esas malas hierbas, a parte de estropear la estética del jardín también afectan al crecimiento normal de las plantas. Primavera es un buen momento para deshacerse de ellas, ya sea de manera manual o mediante productos específicos para ello. Para hacerlo de forma manual es necesario tener guantes y alguna herramienta que facilite el proceso como una azada o pala, recomendamos que la tierra tenga un poco de humedad para que las malas hierbas sean arrancadas de raíz. Si prefieres hacerlo con ayuda de un producto especifico para ello, hay muchos que son muy efectivos ante este problema aunque nosotros recomendamos STUKA; es muy importante seguir las instrucciones específicas que indique la etiqueta del producto para conseguir unos resultados óptimos.

  • Podar el jardín

En los meses de febrero y marzo la actividad vegetativa de las plantas empieza a realizarse con mayor evidencia, por eso es una buena fecha para efectuar la poda y ayudar a que las plantas crezcan con mayor fuerza y por donde nosotros les guiemos.

Si hablamos de arboles frutales, la poda debe ser antes de que le hayan crecido brotes porque sino se eliminaría la nueva cosecha.

Un producto muy aconsejable para la poda es PASTOL, es efectivo para la post- poda para evitar que agentes externos se hagan con la “herida” que produce el corte.

  • El césped

Después de los meses de invierno, el césped va acumulando restos ambientales en la superficie creando una capa que hace que el agua de riego o nutrientes no calen bien. Este es un motivo muy común por el cual el césped se seca entero o por partes. Por este motivo, es muy recomendable escarificar la superficie del césped ¿esto qué es? Escarificar el césped es deshacerse de esa capa de fieltro acumulada para que el suelo vuelva a respirar y a coger nutrientes. Para escarificar el césped hay que “arañar” o hacer pequeñas incisiones en la tierra con un rastrillo manualmente o con un escarificador eléctrico. Después de hacer esto es recomendable fertilizar y regar.

Elegir el césped adecuado también es una cosa muy importante a tener en cuenta, ya que hay que elegirlo en función al lugar donde vayamos a plantarlo y cuidado que vayamos a hacerle.

  • Sembrar nuevas plantas o trasplantarlas

Es muy buena época para comenzar a plantar semillas, preparando así el jardín para verano jugando con todas las variedades de flores y arboles frutales que hay. También es un buen momento para trasplantar a un lugar mayor o en la tierra directamente si has estado cultivando en maceteros más pequeños.

  • Darle importancia al riego

Tener un sistema de riego es algo muy importante para el buen mantenimiento del jardín. Antes de implantar un sistema de riego, es importante revisar el tipo de suelo donde vayamos a ponerlo ya que si nos encontramos ante un suelo que corra riesgo de encharcarse lo más seguro es que perdamos la planta que queramos regar. Un riego automático es la mejor opción si el jardín tiene un gran tamaño para asegurarnos que el agua será regular en tiempo y cantidad para todas las plantas. Regar manualmente el jardín también es buena opción, pero es importante ser constantes.

  • Cuidado de los muebles de exterior

Después de estar guardados todos estos meses de invierno, llega la hora de volver a disfrutar de ellos. Antes de utilizarlos emplea una mañana en limpiarlos y dejarlos listos para empezar a usarlos otra vez con la venida del buen tiempo.

Teniendo en cuenta estos consejos, seguro que tu pequeño o gran jardín será el más bonito del vecindario. ¿Se te ocurre algún consejo más? no dudes en comentárnoslo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *