¿Cómo empezar a iniciarse en jardinería?

Comer alimentos frescos, de cosecha propia o cultivar un bonito jardín sin tener previos conocimientos es posible, solo hay que seguir ciertos pasos, leer y, como no, experimentar para aprender a hacerlo.

Antes de empezar a sumergirte en el mundo de la jardinería, tienes que ser realista en cuanto a algunos aspectos básicos, como por ejemplo el espacio del que dispongas y el clima en el que vivas. Para no desmotivarte (si empiezas desde cero) es mejor empezar con algo sencillo e ir subiendo de nivel. Para unos buenos resultados es necesaria cierta dedicación, paciencia y tener claras las condiciones en las que vayamos a trabajar.

Como hemos nombrado antes, hay ciertos factores que influyen directamente en nuestro huerto/jardín que hay que tener en cuenta:

  • Clima: investiga un poco para saber qué planta es la idónea en cuanto al lugar donde vayamos a plantarla. Si vives en un clima seco y plantas una planta que necesite mucha humedad, lo más probable es que no sobreviva (aunque hay métodos para ayudar, pero siempre hay que pensar en qué va a favor para la supervivencia de esta). Algo que también hay que tener muy en cuenta es saber si la planta es de exterior o de interior.
  • Tierra: un buen sustrato es muy necesario para la buena salud de la planta. Gastarse algo más de dinero en una tierra de calidad te ahorrará quebraderos de cabeza en muchas ocasiones.
  • Luz:  la luz es un elemento vital para las plantas, ya sean de interior o de exterior. Asegúrate de cumplir sus necesidades lumínicas si vas a tener una planta de interior.
  • Herramientas esenciales: para iniciarse en este mundillo, es necesario disponer de una serie de herramientas básicas y de buena calidad como guantes, tijeras de podar, pala o manguera.

Después de saber qué factores son los más importantes para tener en cuenta a la hora de plantar algo, hay que saber también cuales son los conceptos básicos de jardinería:

  • Plantar: como ya hemos dicho antes, utilizar una buena tierra es muy necesario, también hay que usar abono o micronutrientes de forma regular para mantener una óptima salud de la planta. A la hora de plantar desde 0 o de trasplantar es muy importante ayudar a la planta a que eche raíces y crezca lo mejor y más sana posible y para ello existen productos, también ECO, que les ofrecen esa seguridad.
  • Podar: la poda es necesaria para el mantenimiento, ya que le ayuda a crecer y podemos ir guiando nuestra planta. La poda es muy importante, y hacerla con una buena herramienta de corte se nota la diferencia
  • Regar: Procurando que sea en el nivel justo, no hay que ahogarlas. A la hora de regar hay que evitar las horas donde la luz solar sea más fuerte. Muchas plantas necesitan riegos o pulverizaciones en dosis pequeñas pero constantes, otras necesitan riegos mucho mayores.
  • Enfermedades: hay que revisar periódicamente nuestras platas y estar pendiente por si hay algún hongo, insecto o ácaro que habite en ella. Para combatirlos o prevenir esta situación, hay productos para ello.

Como conclusión desde APLIMANCHA te recomendaríamos que es mejor empezar con algo “asequible” si empiezas desde cero, es decir, comenzar con algo fácil que no requiera cuidados muy específicos y así ir avanzando. Recordamos que la jardinería es prueba-error y por eso no hay que tirar la toalla, es muy reconfortante ver como algo en que hemos puesto empeño de sus frutos. Es muy satisfactorio ver el proceso de crecimiento de nuestro cultivo/jardín y, como no, recoger nuestra cosecha. Hay que ser realista y no pretender tener un jardín perfecto en dos días, cuando hablamos de plantas tenemos que saber que ellas tienen su propia escala temporal y es mucho más lenta que la nuestra así que tenemos que adaptarnos a ella.

Si se nos ha pasado algo por alto no dudes en comentárnoslo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *